La caldera pierde agua: ¿Qué puede estar ocurriendo?

Funcionaba a la perfección, de hecho, igual sigue funcionando correctamente. Sin embargo, de repente, te das cuenta de que la caldera pierde agua. Te asustas y contactas con buen equipo profesional de reparación de calderas. Te preguntas: ¿qué será? ¿Se podrá arreglar? En casi todos los casos, sí se puede arreglar. Existen muchas causas de ese goteo y, en esta entrada, te explicamos las más comunes.

¿Necesitas que te asesoremos sobre la instalación de placas solares? 👇

Pide presupuesto ¡Escríbenos por whatsapp!

Por qué la caldera pierde agua: posibles razones

Como es obvio, el técnico desde la distancia no puede saber las causas exactas. La inspección visual in situ, la experiencia y los conocimientos son claves para conocer las razones. Eso sí, podemos sospechar de las razones, que te detallamos a continuación.

- Avería en la válvula de seguridad. Es la primera causa. En estos casos, con sustituirla es suficiente. Una de las posibles causas de la avería puede deberse a que se ha mineralizado debido al flujo continuo de agua caliente.

- Pérdida de agua con calderas de determinadas marcas. El fallo más frecuente que se detecta con calderas de diferentes marcas es la válvula, la cual se puede estropear por el elevado uso. También será necesario cambiarla, pero se debe revisar bien el tipo de válvula de seguridad que existe para esta marca.

​- Problemas en el purgado de radiadores. El problema puede deberse a que no se han purgado los radiadores. Para ello, el técnico purgará el más cercano a la caldera. Si el problema persiste, o cae la presión de la caldera, hará lo mismo con el resto. Recuerda que es necesario purgar una vez al año. Si no sabes cómo, confía en nosotros.

- Problemas con la llave de llenado. En estos casos, lo ideal es que, como en otros casos, se sustituya esta pieza. Para ello, debes encontrar el repuesto que necesitas.

- Goteo por falta de presión. Para evitar este goteo y que todo funcione bien, el experto incrementará la presión de la caldera hasta el nivel adecuado.

- Problemas que no procedan de la válvula. Habrá que detectar la pieza que da problemas y sustituirla por otra semejante.

- Fuga en otro punto del sistema de agua sanitaria. Puede gotear la caldera e, incluso, alguna tubería del circuito. En algunos supuestos, se debe cambiar toda la tubería o el circuito completo.

Sea cual sea el caso, lo ideal es contar siempre con técnicos en la reparación de calderas que no solo arreglen, sino que también supervisen. A veces, las averías, como cuando la caldera pierde agua, se producen por un uso normal y continuado de la instalación. Sin embargo, todos los problemas pueden llegar a evitarse si se cuenta con profesional del mantenimiento, pasando la revisión, al menos, una vez al año. Contacta con nosotros para evitar fallos. Te esperamos.​

logo-TS

Sin comentarios

Añadir un comentario